Su vida

Eduardo Francisco Pironio

  • Fue Cardenal obispo de la Iglesia Católica, titular de la sede suburbicaria de Sabina-Poggio Mirteto,
  • Sexto argentino agregado al Colegio cardenalicio, y el primer latinoamericano que desempeñó un cargo en la Curia Romana al momento de su creación cardenalicia.
  • Como Teólogo fue uno de los grandes impulsores de la teología latinoamericana   basada en la doctrina social de la iglesia opuesta a la llamada teología de la liberación y al marxismo.
  • Fue cardenal prefecto de Vida Consagrada (1974 – 1984) y presidente del Pontificio Consejo para los Laicos (1984 -1996).
  • Asistió al Concilio Vaticano II, y a los cónclaves de 1978.

SU INFANCIA

Eduardo Francisco Pironio es el hijo numero veintidós de Giuseppe Pironio y Enrica Rosa Buttazzoni,  emigrados a la Argentina ya como matrimonio desde la región de Friuli, Italia en 1898.

Era una familia numerosa y profundamente católica.

Su madre “Enriqueta” recibió las gracias la Virgen de Luján, a su mediación se debe su  curación milagrosa.

Su padre “José” falleció de una apendicitis cuando Eduardo tenía apenas ocho años.

VOCACIÓN DE SACERDOTE

Su vocación religiosa fue incentivada por su madre, y a los 18 años ingresó al seminario San José de La Plata, 5 años después con 23 años recién cumplidos, es ordenado sacerdote.

El 5 de diciembre de 1943 fue ordenado presbítero en la Basílica de Nuestra Señora de Luján por Monseñor Anunciado Serafini .

Es nombrado profesor de Literatura, latín, Filosofía y Teología sucesivamente, en el Seminario Pío XII de Mercedes donde se dedica a la formación del clero durante 15 años.

SU FORMACIÓN EN ROMA

 

Entre 1953-1955, estudia en Roma, donde obtiene la licenciatura en teología por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino (Angelicum). Su Tesis versa sobre La Paternidad Divina en los escritos de Dom Columba Marmion.

A su regreso de Europa sigue como formador en los seminarios de Mercedes y La Plata, hasta su nombramiento como Vicario General.

El 8 de diciembre de 1958, Pironio fundó el Instituto Secular «Misioneras de Jesucristo Sacerdote» en la localidad de Mercedes (provincia de Buenos Aires), con la consagración de las tres primeras Misioneras.

Durante la década de 1950 aparecen sus primeros escritos en la Revista de Teología del Seminario de La Plata y en la revista Notas de Pastoral Jocista, órgano de la JOC; Juventud Obrera de Acción Católica en la Argentina.

Sigue la guía pastoral del Padre Manuel Moledo, quien lo guía en su formación universitaria y en la dedicación al movimiento Acción Católica. Desde sus primeros años como sacerdote acompaña como asesor eclesiástico numerosos grupos de Acción Católica.

En 1958 Monseñor Serafini lo designa Vicario general de la diócesis de Mercedes y se desempeña como Profesor de Teología en la recientemente fundada Universidad Católica Argentina.

NOMBRADO RECTOR DEL SEMINARIO DE BUENOS AIRES

En 1960 el Card. Caggiano, Arzobispo de Buenos Aires,  lo nombra rector del Seminario Metropolitano de Villa Devoto, asume el cargo como el primer rector del clero diocesano despúes de la dirección de los padres jesuitas.

En 1963 es designado Visitador Apostólico de las universidades católicas argentinas. Fue Decano de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires.

SU ORDENACIÓN EPISCOPAL

El 31 de mayo de 1964, en la Basílica de Luján es ordenado Obispo con el título de Ceciri  y Obispo Auxiliar de la Plata. Fue consagrado por el arzobispo de La Plata, Monseñor Antonio José Plaza y como co-consagrantes Monseñor Luis Juan Tomé, obispo de Mercedes (hoy Mercedes-Luján) y Monseñor Antonio Quarracino, obispo de Nueve de Julio.

Pironio eligió como lema episcopal: « Christus in vobis spes gloriæ» (Colonenses 1:27) en español quiere decir: “Cristo entre ustedes, la esperanza de la gloria” una frase de la epístola a los Colosenses 1:27. El tema de la esperanza estaría presente de forma continua en su predicación y en sus escritos.

Se dedica al servicio pastoral de la arquidiócesis y también asume como asesor general de la Acción Católica Argentina.

PRESENTE EN EL CONCILIO VATICANO II

El Papa Juan XXIII lo nombró perito para la segunda sesión del Concilio Vaticano II; y al crearse en la Curia Romana el Secretariado para los No Creyentes, fue designado miembro del mismo. Fue también presidente de la Comisión de Fe y Ecumenismo de la Conferencia Episcopal Argentina.

DESIGNADO EN LA DIÓCESIS DE AVELLANEDA

En 1967 fue designado Administrador Apostólico de la diócesis de Avellaneda.

DESTACADA PARTICIPACIÓN EN EL CELAM

En agosto de 1969 SS. Pablo VI lo nombró secretario general de la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano realizada en Medellín, Colombia.

En 1970 fue elegido secretario general del CELAM.

En noviembre de 1972 fue elegido presidente del CELAM y reelegido en 1974.

Como secretario general Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Pironio ejerció marcada influencia en la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Medellín (1968), y después como presidente del CELAM definió el perfil de la Iglesia latinoamericana post-conciliar.

También en 1972 sería elegido presidente del CELAM y como tal le correspondió la aplicación de las «conclusiones de Medellín». El opúsculo de su autoría titulado «En el espíritu de Medellín. Escritos pastorales marplatenses II» (1976) tuvo una amplia difusión en América latina. Su prédica comprometida con la opción preferencial por los pobres, en línea con lo proclamado por la Iglesia latinoamericana en la conferencia de Medellín, le valió que se lo acusara injustamente de comunista, nada de ello, Monseñor Pironio en línea con el CELAM proclamaba la “Doctrina Social de la Iglesia” arraigada en el Evangelio y no en el marxismo.

SU QUERIDA ARQUIDIOCESIS DE MAR DEL PLATA

El 27 abril de 1972 Pablo VI lo nombró obispo de Mar del Plata hasta el 20 de septiembre de 1975

Entusiasmado por la figura de Pironio, el santo padre Pablo VI lo llama en 1974 para que predique los ejercicios espirituales de Cuaresma en la Curia Romana.

PREFECTO DE VIDA CONSAGRADA

 

El 19 de septiembre de 1975, el Sumo Pontífice lo designó Pro-Prefecto de la Sagrada Congregación para los Religiosos y los Institutos Seculares, Dicasterio del que luego fue Prefecto, y lo trasladó de la sede episcopal de Mar del Plata a la sede arzobispal titular de Thiges.

Dicho traslado se da en un clima de hostilidad hacia su persona caracterizado por reiteradas amenazas de muerte durante el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, amenazas efectuadas por grupos extremistas de derecha e izquierda.

Las actividades del Cardenal en su calidad de Prefecto, fueron intensas como lo recuerdda su secretario personal el padre Vérgez: Presidió seis Plenarias de la Congregación. Fruto de estas Plenarias fueron algunos importantes documentos.

Participó en 40 sesiones del Consejo de los “16”.

Otorgó el nihil obstat para la erección de 49 Institutos de derecho diocesano y concedió el reconocimiento pontificio a 102 Institutos religiosos.

Fueron aprobadas más de 720 Constituciones renovadas; erigidas 47 federaciones de Monjas; aprobados 18 nuevos Institutos seculares de derecho diocesano y con carácter pontificio otros 23 institutos.

Participó en 136 Capítulos Generales.

Visitó 29 países de todos los continentes.

No hubo foro importante en el que no se hiciera presente: Asambleas USG y UISG y de Superiores Mayores; Asambleas continentales: Las Interamericanas, las Asambleas Generales de la CLAR y alguna de las reuniones de la incipiente U.C.E.S.M y de la Conferencia Mundial de Institutos Seculares.

Escribió muchos artículos y fue frecuente su participación con conferencias en Congresos y Semanas de vida consagrada y vocacionales. También fueron numerosas las tandas de ejercicios a religiosos y religiosas, de vida activa y contemplativa.

Y a esto hay que añadir un ingente número de homilías o reflexiones pronunciadas en las

más diversas ocasiones.

HONRADO CON EL SERVICIO DE CARDENAL

En el consistorio del  24 de mayo de 1976 el Santo Padre lo crea cardenal con el título de los Santos Cosme y Damián.

Fue profundamente apreciado por el papa Pablo VI, quien le pidió que fuera su confesor personal, a su vez Pironio tenía admiración y devoción hacía Pablo VI.

CONCLAVE DE 1978

Tanto en el cónclave de agosto de 1978 tras la muerte de Pablo VI, como en el cónclave de octubre de 1978 luego del fallecimiento de Juan Pablo I, fue considerado por los medios de comunicación y la opinión pubica como potencial candidato a Papa

FIGURA CLAVE DEL PONTIFICIO CONSEJO PARA LOS LAICOS

El 9 de abril de 1984 Juan Pablo II lo designó presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, y lo  confirma por un segundo quinquenio el 9 de abril de 1989 y por tercera vez el 9 de abril de 1994, hasta 1996 cuando presenta su renuncia.

El 11 de febrero de 1985 Juan Pablo II crea la Pontificia Comisión para la Pastoral de los Agentes Sanitarios, y designa presidente al cardenal Pironio. Este cargo lo ejerció juntamente con la titularidad del Pontificio Consejo para los Laicos, hasta que el Papa reforma la Curia y convierte a la Pontificia Comisión en Pontificio Consejo con su propio presidente.

PRECURSOR DE LAS JORNADAS MUNDIALES  DE LA JUVENTUD

Como presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, Eduardo Pironio por deseo de Juan Pablo II organizó la primera Jornada Mundial de la Juventud (JMJ)  en Roma (1985) y las que le siguieron en Buenos Aires (1987), Santiago de Compostela (1989), Częstochowa (1991), Denver (1993) y Manila (1995).

Con la misma pasión organizó y presidió los Forum Mundiales de la Juventud que acompañaban a la Jornada alrededor del mundo.

En este sentido fue gran impulsor de la pastoral juvenil, implementando las catequesis, documentos y distintas actividades para la evangelización de los jóvenes.

Juan Pablo II recordó el gran aporte del cardenal Pironio a las JMJ en la misa de su funeral, el sábado 7 de febrero de 1998: “¿Cómo olvidar la gran aportación que dio a las celebraciones de las Jornadas mundiales de la juventud? Quisiera dar gracias públicamente aquí a este hermano nuestro, que me prestó una gran ayuda en el ejercicio de mi ministerio petrino”.

En 1995 dirijió la primera peregrinación juvenil europea llamada “EurHope” al Santuario de Nuestra Señora de Loreto (Italia)

SABINA – POGGIO – MIRTETO

En julio de 1995 el Santo Padre lo nombra cardenal-obispo, titular de la sede suburbicaria de Sabina-Poggio Mirteto.

PERITO DEL CONCILIO, PADRE CONCILIAR Y PADRE SINODAL

Participó como perito del concilio Vaticano II en la segunda y tercera sección y como padre conciliar en la cuarta.

Participó de todos los sínodos de Obispos, tanto ordinarios como extraordinarios.

Al momento de su muerte (1998) era miembro del Consejo de la Segunda Sección de la Secretaría de Estado, de la Congregación para las Iglesias Orientales, para las Causas de los Santos, para los Obispos, para la Evangelización de los Pueblos, para la Educación Católica, del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos y de la Pontificia Comisión para América Latina.

SU PASCUA -5 de febrero de 1998,

 

Falleció en su departamento en la ciudad de Roma (Italia) el 5 de febrero de 1998, en compañía de su hermana Zulema y otros familiares, varios sacerdotes, el presidente del Episcopado argentino, monseñor Estanislao Karlic y su secretario particular Mons. Fernando Vérgez Alzaga.

La causa fue un cáncer óseo muy doloroso, que lo mantuvo postrado los últimos cinco meses de su vida, pero que lo había afectado catorce años.

SS. Juan Pablo II celebró la misa en sufragió en la basílica de San Pedro, el 7 de febrero de 1998

El 12 de febrero de 1998 sus restos fueron repatriados a la Argentina. Ese mismo día el arzobispo de Buenos Aires Cardenal Antonio Quarracino celebró la misa exequial en la Catedral Metropolitana, por la tarde los restos de Pironio fueron trasladados a la Abadía Santa Escolástica, en Victoria, partido de San Fernando, para una vigilia de oración durante toda la noche. Finalmente el 14 de febrero sus restos fueron inhumados en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, junto al altar del Sagrado Corazón de Jesús en una ceremonia celebrada por el nuncio apostólico Monseñor Ubaldo Calabresi junto al Cardenal Quarracino y alrededor de unos 300 sacerdotes, 38 obispos y 76 seminaristas, y una multitud de fieles.

CAUSA DE CANONIZACIÓN

Debido a su posición e influencia en la Santa Sede, a la orientación que brindó a varias Congregaciones vaticanas, a su enorme prestigio ―tanto en el Vaticano como en la Argentina―, a su labor con los religiosos primero y con los jóvenes de todo el mundo despúes, así como tmabien a su presunta proximidad a la sucesión de Pablo VI y Juan Pablo I, algunos medios lo consideraron al momento de su muerte «el eclesiástico argentino más encumbrado de la Historia».

Después de ocho años de su fallecimento en una ceremonia solemne que tuvo lugar en Palacio de Laterano fue declarado «siervo de Dios» el 23 de junio de 2006 por el vicario de Roma, Cardenal Camillo Ruini.

EL MILAGRO

En la actualidad se estudía en la Santa Sede un milagro ocurrido en 2008. Se trata de la curación inexplicable de un niño de quince meses que había aspirado purpurina en la ciudad de Mar del Plata.

Ante el diagnostico medico que indicaba un trastorno grave los padres de Juan Manuel Franco invocaron la interseción del Cardenal Pironio. El resultado fue la curación inexplicable del bebé que al día de hoy no registra secuala alguna producto de la grave intoxicación.

SÍNTESIS

Bibliografía 

  • Acción Católica Argentina http://www.accioncatolica.org.ar/?page_id=955
  • AICA (agencia informativa católica argentina) http://aica.org/aica/documentos_files/Otros_Documentos/Pironio/doc_ironio_Biografia.htm
  • Mariana Balcarse.Blog
  • Laura Moreno “Su vida, Testimonio de amor y fidelidad a Dios” UCA, 2002