Mons. Oscar Ojea

«Hablaba de la Virgen con precisión teológica, pero al mismo tiempo con una devoción viva y cargada de afecto”