Mons. Ariel Torrado Mosconi

«De Eduardo Pironio bien puede decirse que era un enamorado y agradecido de la vida»